Brotes

Brotes

Los brotes de verdura están muy de moda en la actualidad. Por desgracia, solo unas pocas variedades son bien conocidas. Los brotes se pueden utilizar de muchas maneras diferentes: en sándwiches con una rebanada de queso o tomate, en ensaladas, frituras, como guarnición, pero también existen recetas para «pan de brotes». Los brotes llevan usándose por distintas culturas desde hace miles de años para, como mínimo, un número igual de platos.

¿Qué brotes puede consumir? En principio, las semillas de todas las plantas comestibles, incluyendo las plantas solanáceas, como el tomate y la patata, son adecuadas. Hay una gran diversidad y los resultados se reflejan en su plato. Los brotes transformarán en un instante su ensalada en una proeza culinaria.

Diversas variedades

  • Brotes de Adzuki: El adzuki es un pariente japonés de la soja. El brote tiene un sabor neutro y, por tanto, se utiliza principalmente en combinación con otros brotes (véase el mix de brotes), principalmente en frituras y sopas. Brotes de brócoli: Ligero sabor a brócoli con un toque de rábano. Ideal para sándwiches y ensaladas.
  • Alfalfa: El brote de verdura más popular, se puede combinar con casi todos los platos. La alfalfa es la guinda de su ensalada y convierte un sándwich normal de queso en una comida saludable.
  • Brotes de cilantro: Sabor distintivo a cilantro con un toque de limón. Uso: Es delicioso con platos asiáticos y mexicanos, curris y pescados, tanto crudos como blanqueados.
  • Guisante espárrago: Un nombre largo para un brote que también lo es. Originalmente descubierto por un productor danés. La base es un guisante verde normal que se convierte en un delicioso brote con la apariencia y el sabor de un mini espárrago en solo unos pocos días.
  • Brote de ajo: Todos los que han probado el brote de ajo hasta ahora han reconocido su sorpresa: el sabor, no demasiado fuerte, es agradable y suave, pero sin lugar a dudas evoca al ajo.
  • Greenpeez: Brote verde muy decorativo. Crujiente, con el sabor fresco de unos guisantes. Ideal como guarnición, en ensaladas o para un salteado rápido. ¡Delicioso!
  • Mezcla de brotes: Una combinación de brotes cortos y semillas con un sabor distintivo. La mezcla de brotes, bien crudos o blanqueados, le da empaque a sus ensaladas. Brote de garbanzo: Los brotes de garbanzo son ideales para salteados o sopas. También son deliciosos asados o fritos en ensaladas.
  • Brotes de lentejas: Los brotes de lentejas se pueden comer crudos perfectamente, pero al vapor están aún mejor. Este delicioso (doble) brote es fácil de digerir y es perfecto para frituras, sopas y ensaladas.
  • Brotes de puerro y cebolla: Los brotes de puerro tienen un sabor reconocible, fuerte y herbáceo. Están especialmente buenos con pescado.
  • Brote picante de rábano: ¡Un brote con garra! Hay una razón por la que este brote haya sido apodado «picante». En primera instancia aporta frescura al paladar, pero tras dos segundos esta da pie a una explosión de sabor a rábano. Perfecto para sándwiches, ensaladas o platos al wok.
  • Brotes de Rettich: el hermano verde de los brotes de rábano, con un sabor fresco y potente, un poco menos picante que el del rábano. Delicioso sándwiches de queso o jamón, en ensaladas o platos al wok.
  • Brotes de remolacha: Los brotes de remolacha tienen un sabor ligeramente terroso, un poco diferente y neutro en combinación con otras verduras. ¡Pero su fantástico color convierte el plato en una fiesta!
  • Brotes de lombarda: Un brote de sabor fresco con un muy atractivo color morado claro. La lombarda, como parte de la familia «brassica», contiene una gran cantidad de antioxidantes naturales y vitaminas A y C.
  • Brotes deRosabi: Los brotes de esta rara variedad coreana de remolacha tienen un hermoso color rosado y un sabor dulce y suave. Brotes de Sango: Los brotes de Sango provienen del rábano que, en lugar de ser verde o blanco, es rojo o morado oscuro. Tienen una forma peculiar y un sabor distintivo a rábano.
  • Brotes de soja: Este brote es muy conocido debido a su uso en la cocina china/india. Los brotes de judía Mungo llevan cultivándose y consumiéndose en los Países Bajos desde hace décadas. Tienen un sabor fresco y crujiente, delicioso en frituras y sopas, pero también son perfectos para ensaladas si se lavan antes de su uso.
  • Brotes de hinojo: Muy llamativos debido a su sabor a anís dulce. Perfecto con platos de pescado o en sándwiches de queso, así como con postres, ¡como guarnición para un helado, por ejemplo!
  • Brotes de girasol: Un sabor a aceite/nuez delicioso. Los magníficos brotes verdes de girasol aportan sabor a ensaladas, sopas y frituras, tanto en crudo como estofados.